miércoles, 26 de febrero de 2014

El deshielo del sector inmobiliario.



El desplome de precios que se ha producido en el mercado inmobiliario español desde el estallido de la burbuja ha producido una drástica corrección en el sector. La creciente llegada en los últimos meses de inversores internacionales en busca de una rápida rentabilidad refuerza la hipótesis de que la caída podría estar próxima a finalizar. Desde el verano de 2013, ese flujo de inversores ha ido creciendo y se ha multiplicado el número de transacciones. Es cierto que el perfil de estas operaciones dista de la potencia del pasado, pero han resucitado el sector y le han permitido encarar 2014 con claras perspectivas de recuperación. Al efecto llamada que produjo la entrada de los primeros inversores clave entre junio y agosto de 2013 se sumó la primera gran operación de Sareb, así como el proceso de venta de las plataformas inmobiliarias de distintas entidades financieras. Precisamente han sido las severas provisiones de ladrillo que el Gobierno ha impuesto a la banca el principal factor de rebaja de los precios de estos activos. Ello ha permitido que las seis grandes entidades españolas hayan vendido 180.000 inmuebles –entre los que tenían en balance y los de promotoras a las que habían financiado– en los dos últimos años.
Un vistazo a las cifras del mercado durante el año pasado da idea de todo lo que se está moviendo en el sector. Las principales operaciones de ladrillo realizadas en nuestro país por el capital riesgo, los fondos de inversión y la banca han pasado de sumar 433 millones de euros en 2012 a superar los 5.000 millones en el ejercicio que se acaba de cerrar. En esta dinámica tarta, la banca acapara casi el 40% del volumen de ventas, seguida por Sareb y otras entidades públicas.
Si la primera fase de este desembarco de inversión extranjera en el sector inmobiliario la han protagonizado los fondos de inversión y especialmente el capital riesgo, todo apunta a que a lo largo de este año pueden sumarse otros perfiles con mayor vocación de permanencia a medio y largo plazo. Es el caso de los fondos de pensiones y las aseguradoras, cuyos objetivos de rentabilidad van más allá de los tres o cinco años que buscan los fondos oportunistas. Ello sitúa el año actual como el gran punto de inflexión para consolidar la corriente de interés por invertir en España, que comenzó el verano pasado y ha ido cobrando cada vez mayor entidad. La clave para que ello suceda es el precio. La dura purga que ha soportado el sector del ladrillo ha convertido a nuestro país en una opción mucho más atractiva que otros países en los que la corrección de los precios ha sido menor, como Inglaterra, Francia o Irlanda. El interés por entrar en el mercado en el momento en el que los precios parecen estar próximos a tocar suelo es el principal reclamo que ofrece en este momento el mercado inmobiliario español. En ese sentido, la clave de lo que ocurra a lo largo de este año está en la evolución que siga la demanda interna –de momento, bajo mínimos– y la propia oferta de inmuebles. Ambos factores pueden incidir significativamente en las fluctuaciones del precio y modificar, por tanto, las buenas perspectivas de inversión que ofrece 2014.
El esfuerzo de corrección que el mercado inmobiliario ha realizado en los últimos años comienza a dar frutos y a hacerlo de forma creciente. Ello abre una nueva etapa en el sector del ladrillo, cuya primera fase está centrada en la inversión extranjera, pero que tarde o temprano irá seguida de la normalización de la demanda interna. En ese proceso, figuras para canalizar la inversión, como es el caso de las citadas Socimi, están llamadas a desempeñar un papel fundamental en la vuelta de muchos pequeños ahorradores al mercado, al ofrecer ventajas como el aseguramiento de un dividendo mínimo o el hecho de que la aportación necesaria para contar con una participación sea también mínima. Más allá de esos vehículos, la asignatura pendiente del sector financiero –la reapertura del mercado de crédito– debe reflejarse también en la evolución futura del sector inmobiliario. Una evolución que debe aprender de los errores del pasado para no repetirlos de nuevo en el futuro.

Fuente: cincodias.com

martes, 18 de febrero de 2014

Claves para comprar casa en 2014.

Arranca un nuevo año y con él llega una cascada de previsiones de todo tipo. Pronósticos más justificados que nunca en el actual momento de aparente inflexión económica. Momento que suena a estabilización en el sector inmobiliario. Pero, ¿qué cabe esperar en el mercado de la vivienda en 2014?, ¿ha llegado la hora de comprar?, ¿seguirán bajando los precios?, ¿cuál es el mejor escaparate para adquirir casa?, etc.
Al igual que en el periodismo existe la máxima de las seis W (letra con la que comienzan en inglés las preguntas quién, qué, dónde, cuándo, por qué y cómo ), como las incógnitas a despejar en una noticia; en el mercado de la vivienda podría aplicarse la misma regla, a la que sumar otras dos W, para adelantar cuál será su futuro: ¿por qué comprar o no?, ¿qué producto adquirir?, ¿dónde?, ¿cuál será el mejor momento?, ¿cómo?, ¿a quién? y ¿a qué precio? Y, quizá lo más importante, ¿quién podrá comprar?
Los expertos independientes Gonzalo Bernardos, director del Máster Inmobiliario de la Universidad de Barcelona (UB), y el consultor José Luis Ruiz Bartolomé desgranan cómo será el mercado durante el año que acaba de empezar. Fernando Iglesias, franquiciado de una inmobiliaria en Madrid, aporta su análisis, basado en su experiencia diaria sobre el terreno, en la calle.

¿Comprar o no?

Los consultados coinciden: ha llegado la hora de comprar. Y lo justifican por varios motivos, aunque prima el factor precio. "Existe la posibilidad de encontrar viviendas a costes muy atractivos", dice Ruiz Bartolomé. Puntualiza que las oportunidades están en los escaparates de la banca, "por todas sus pérdidas ya reconocidas en sus balances"; y en nuevas promociones, "porque quien empieza un nuevo residencial lo hace a precios acordes a la situación".
Bernardos, además de recordar que "el precio ha tocado fondo en las principales ciudades", alude a la rentabilidad. Recalca que "es mucho más rentable vivir en propiedad, por los bajos intereses, que en alquiler". También prevé que "habrá una revalorización importante de las casas en los próximos 10 años, del 100% en las mejores ubicaciones de las grandes ciudades y superior al 50% en localizaciones correctas, sin gran exceso de oferta actualmente, en la periferia y en pequeñas ciudades".
"El año 2014 será un año propicio para comprar. Viendo el gran número de ventas que se están cerrando, puede decirse que el mercado ha tocado suelo", señala Iglesias, que ve en la irrupción de inversores un indicio claro del fin del ajuste. Ruiz Bartolomé ensalza además que "el poder del comprador es mayor que nunca, lo que le permite negociar".

¿Qué tipo de casa?

Respecto al producto que será más demandado, Bernardos indica que será la vivienda de reposición. Es decir, adquirirán los ya propietarios que buscan acceder a una casa mejor. Estos además gozarán de mayores facilidades para encontrar crédito. El economista destaca que dichos demandantes "ya pueden vender su actual vivienda a un precio correcto" y aspirar a otra mejor localizada y más grande. De este modo, avisa que "se absorberán los pocos pisos nuevos bien ubicados en grandes ciudades".
Se debe tener cuidado con las operaciones de reposición para poder encontrar un comprador adecuado
En este sentido, Ruiz Bartolomé recomienda "tener cuidado con las operaciones de reposición ya que, probablemente, si el vendedor no es realista y no es consciente de que su piso tiene un valor de mercado inferior al que se imagina le cueste dar con un comprador". "No debe comprometerse a comprar una casa sin antes haber cerrado la venta de la suya", aconseja este analista.
Iglesias, además de casas de mejora y compras de oportunidades, piensa que seguirán cerrándose operaciones como inversión. De ahí que identifique pisos rentables entre el producto que más se moverá en 2014. Pone un ejemplo en su área de acción de Madrid: "Los pisos en alquiler en el Paseo de Extremadura dan una rentabilidad anual del 8%"

¿Quién podrá hacerlo?

Según los entendidos, la demanda con liquidez será la que acceda a una casa. Para Iglesias, "cualquier perfil con posibilidades debe dar el paso". En su opinión, será difícil encontrar un momento tan favorable al actual. "Si compran los inversores, mayor razón para que lo hagan quienes necesitan vivienda", indica.
Entre la demanda en 2014, Ruiz Bartolomé destaca a los ahorradores, "que no necesitan mucha financiación"; a parejas jóvenes, "que cuenten con ayuda económica familiar"; y a trabajadores de empresas solventes con antigüedad. Según Bernardos, salvo que se compre a un banco, estrenarán casa los que tengan ahorrado un 30% o un 40% de su precio y los propietarios que se quieran mudar. "Es decir", continúa, "no hablamos del comprador de toda la vida de 28, 30, 35 años, que será escaso".

¿Dónde?

Independientemente del uso que se dé al inmueble, los expertos abogan por comprar en las almendras de las principales ciudades o en zonas limítrofes a éstas. "Si se adquiere casa, lo ideal es hacerlo en las áreas de clase media de las grandes urbes, donde el precio ha tocado suelo y tiene buena salida tanto en venta como en arrendamiento", puntualiza Bernardos.
Ruiz Bartolomé comparte esta opinión: "Mi recomendación escomprar en áreas con la mayor liquidez, en las que el adquiriente pueda deshacerse del activo con facilidad si cambian sus circunstancias y donde la rentabilidad por alquiler cubra el coste de financiación". Entre estas periferias están por ejemplo el Paseo de Extremadura, Batán, Carabanchel, etc., donde trabaja Iglesias. "Son zonas económicas, pero con mucha demanda de alquiler", dice.

¿Cómo?

Otra de las eternas preguntas que rodean al mercado es el cómo pagar una adquisición si se puede elegir: ¿a tocateja o con financiación? Es aquí donde los expertos divergen sobremanerateniendo en cuenta que ambas opciones tienen pros y contras. Mientras que Bernardos apuesta por "comprar con hipoteca", Ruiz Bartolomé recomienda pagar al contado.
Los expertos señalan como una hipoteca a tipos bajos la que posea hoy un diferencial de entre el 1% y el 1,25%
"La clave es endeudarte a tipos bajos y contratar fondos a renta fija o en Bolsa, activos financieros que irán muy bien porque está empezando un nuevo ciclo, como en 1993, cuando el parqué bursátil subió más de un 50% y el precio de los bonos se disparó", comenta Bernardos. El economista aclara que una hipoteca a "tipos bajos" es hoy un diferencial del 1% o del 1,25%, de tal modo que cuando los tipos suban se pague un 3,5%-4%.
Ruiz Bartolomé no lo ve tan claro y opina que "la compra al contado es muy interesante porque otorga una mejor posición negociadora, la financiación no abunda y, en algunos casos, puede ser peligrosamente atractiva". Por ello, anima a "alejarse de crédito a muy largo plazo que puede hacer que el comprador adquiera una casa que está por encima de sus posibilidades". Iglesias, en un punto intermedio, aconseja que "si se opta por pagar a tocateja, nunca hay que descapitalizarse del todo".

¿Cuándo?

2014 parece apuntar a ser un buen año para comprar, pero, ¿cuál sería el momento óptimo? Aquí tampoco coinciden los expertos. Bernardos responde que "ya mismo" en las grandes ciudades, Ruiz Bartolomé dice que "no hay prisa" e Iglesias señala que "cuando se encuentre el piso ideal si es para vivir o la vivienda con una rentabilidad superior al 7% en alquiler si se quiere invertir".
Bernardos apremia a dar el paso en las grandes urbes, mientras que en otras demarcaciones apunta que se puede esperar. Ruiz Bartolomé vaticina que "conseguir una hipoteca será más fácil según avance el año", por lo que remarca que "no hay prisa". Sin embargo, avisa que la entrada de compradores perjudicará a los que hoy ya son solventes. Iglesias indica que "no habrá diferencia de precios entre enero y diciembre".

¿A quién?

No hay una opinión generalizada sobre a quién comprar, aunque los promotores podrían ser el mejor mostrador. Bernardos apunta que los escaparates de particulares y promotores son los más atractivos y los de los bancos los peores por su mala ubicación. Y remarca que es buen momento para comprar sobre plano, ya a precios posburbuja. Fundamentalmente en Madrid, "donde el ritmo de construcción es galáctico si se compara con el resto de España".
Ruiz Bartolomé relega a un último lugar al vendedor particular, "por ser la oferta donde es más difícil detectar oportunidades". "Es en la banca", añade, "y en las nuevas promociones donde están los precios más ajustados". Iglesias rompe una lanza en favor de su gremio y aconseja mirar en inmobiliarias. "Todos los vendedores tienen intereses muy diferentes a los del comprador, mientras que una agencia ofrece un servicio imparcial, viviendas a precios adecuados", afirma el franquiciado de una inmobiliaria.

¿A qué precio?

Hay varias teorías para dar con el precio mínimo a pagar. Bernardos apuesta por partir de los máximos de 2007 y aplicarles una rebaja del 50% en las grandes ciudades y del 60%-65% en las pequeñas y en la mayoría de ubicaciones. Para hacer este cálculo, lo primero es descubrir el valor de una casa en 2007 al que aplicar la rebaja. El profesor de la UB aboga por mirar las estadísticas de portales inmobiliarios, informes de precios e incluso preguntar en el barrio cuánto llegó a costar el piso que se quiere.
Para saber cuánto pagar, hay que rebajar un 50% a los precios máximos de 2007 en las grandes ciudades
Otra teoría es la que expone Ruiz Bartolomé. En su opinión, "la rentabilidad potencial de la vivienda por alquiler es la mejor pista". "Si ésta", prosigue, "es capaz de cubrir, como mínimo, el coste de financiación, el precio está equilibrado". Es decir, si una casa se compra por 100.000 euros y puede arrendarse por 550 euros al mes, la rentabilidad bruta sería del 6,6%. Porcentaje muy aceptable.
Pero no todo son números. También puede acudirse directamente a un agente inmobiliario. Como recuerda Iglesias, "todo profesional conoce cuál es el precio máximo a pagar por una vivienda en su zona". "Mi trabajo es asesorar al comprador y al vendedor para que lleguen al mejor acuerdo para ambas partes y de ahí que los agentes conozcamos el coste real de todas las casas en el área en la que actuamos", explica.
Fuente:elmundo.es

viernes, 14 de febrero de 2014

Consejos para vender tu casa más rápido.

¿Quieres vender tu casa rápidamente? Eso dependerá de muchos factores. Una buena estrategia de mercadeo, un agente de bienes raíces efectivo, un buen precio y el que tu casa enamore a los futuros compradores es importante. Esto último puede depender de ti. Algunas ideas para lograrlo son:

  • Pintura adecuada. La pintura exterior es costosa. Si está en malas condiciones y no puedes pintarla, elimina al menos las manchas que tengan las paredes y límpialas. A veces esto solamente crea un cambio dramático.
  • Jardín limpio. Preferiblemente que tenga las flores bien cuidadas y la grama en buenas condiciones. Si no están así es mejor que cortes las plantas dañadas y retires hojas secas. Elimina la basura, tiestos de plantas vacíos y recoge la manguera y otros accesorios de limpiar el jardín.
  • Desecha muebles rotos del patio, guárdalos o repáralos. Si piensas usarlos en la casa donde te mudarás, puedes pintarlos y ya tener esa tarea adelantada.
  • Piensa por dónde entrarán los futuros compradores. Aunque muchas familias entran por los garajes directo a la cocina, lo que es más cómodo, esto no funciona para tus visitantes y podría causar mala impresión. Usualmente la mejor opción es la entrada principal.¡Que enamore por dentro!.
  • La primera impresión cuenta. Mira tu casa como si fueras un comprador. Haz el ejercicio de pararte en la puerta y tener un vistazo de cómo la verá una persona que nunca te ha visitado. Si no puedes ser objetivo pide ayuda a un amigo o familiar. ¿Qué se siente cuando se ve por primera vez tu casa?
  • Recoge, guarda y desecha. Esas tres palabras son esenciales al poner tu casa a la venta.
  • Asegúrate que luzca espaciosa, no importa el tamaño de la casa, sin tener muebles en el medio que entorpezcan el caminar. Si te estás mudando no dejes cajas en el medio.
  • Haz que tu casa luzca acogedora. Aunque esté vacía, la casa debe dar sentido de hogar, uno de los elementos que promueve el “staging”. Para esto una temperatura e iluminación adecuada ayudará. Incluso puedes ponerle flores frescas en el “counter” de la cocina cuando se vaya a mostrar.
  • Organiza tus muebles. A veces pensamos más en la utilidad que en la belleza en casa. Ponemos muebles grandes en el medio de un salón porque es más cómodo para los chicos o para ver televisión. Si la vas a enseñar a un comprador, asegúrate que estén en armonía con el espacio y bien ubicados.
  • Busca un “look” lo más neutral posible. Tu casa, como todas, debe estar llena de tus recuerdos, pero es importante que cuando venga un comprador se identifique con tu vivienda como si él ya estuviera en ella. Guarda tus cuadros más significativos y los elementos que pueden traer controversia como los de tema religioso y político.La limpieza y la pintura venden.
  • Haz una limpieza profunda. Cuando decidas poner la casa a la venta, limpia como si te fueras a mudar. Un comprador con interés real en tu casa, revisará todas las áreas incluyendo el garaje, los gabinetes de cocina, los de baño,etc.
  • Procura tener colores neutrales. Los colores de moda, son eso, de temporada y no necesariamente reflejan el gusto general. Los tonos que uses en tus paredes tienen influencia en el ánimo de quien está en la casa y en la percepción del tamaño. Si quieres ir a la segura elimina colores intensos de tus paredes y usa tonos claros y neutrales como blanco y crema.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      Fuente:about.com

miércoles, 12 de febrero de 2014

¿En qué ciudad se paga más IBI por vivienda? Diferencias de más de 100 euros.


Lleida es la más cara, con una cuota de 138,5 euros, frente a los 21,9 de Pamplona

Dos municipios catalanes, Lleida y Tarragona, lideran el ránking del esfuerzo fiscal absoluto del IBI -la llamada contribución urbana- más elevado del Estado, con un importe de 138,58 euros de media en Lleida y de 131 euros en Tarragona, según el ránking tributario elaborado por la Agencia Tributaria de Madrid.
La metodología usada por la Agencia Tributaria madrileña para elaborar este informe, que engloba las 52 capitales de provincia, es tomar un valor catastral idéntico de 6.010,12 euros como base y, a esa cifra, en cada ciudad le han sumado las subidas medias de los valores catastrales desde el 1990 (antes no había IBI).
Además, se ha tenido en cuenta el tipo impositivo de cada ayuntamiento, que por ejemplo en el caso de Lleida es del 0,6460% y en Tarragona, del 0,9530%.


Pamplona, la más barata


A Lleida y Tarragona les siguen Melilla, con una cuota media de 125,21 euros de acuerdo con el valor catastral base, Almería y Toledo, con 121 euros y 117 euros, respectivamente.
En Madrid, los propietarios de una vivienda abonan una media de 91,63 euros, mientras que en función del valor catastral base en Barcelona la cuota es de 96,34 euros.
Del otro lado, el municipio que se lleva la palma de impuesto a la vivienda más económico es Pamplona, con una cuota media de 21,97 euros. El IBI también es bajo en Vitoria, con 40,92 euros, y San Sebastián (46,25 euros).
Teniendo en cuenta el incremento en las cuotas, la ciudad más cara, Lleida, es uno de los lugares donde menos ha subido el IBI entre el 2012 y el 2013. En cambio, sí se han registrado importantes alzas en A Coruña, donde se encareció el 10,91% en un año y Zaragoza, que registró un incremento del 10% en la cuota del IBI.

Fuente:eleconomista.es

lunes, 3 de febrero de 2014

¿COMPRAR O ALQUILAR?


¿Es el momento adecuado?

La compra de su vivienda habitual puede ser la inversión más importante de su vida.
Durante muchos años, esta operación supondrá un impacto importantísimo en su economía doméstica y representará la mayoría de su patrimonio neto. El tipo de vivienda, su ubicación y entorno también influirán en su estilo de vida. Es una compra que no se puede realizar sin el debido análisis.
Y la primera decisión que debe tomar es si se encuentra en el momento adecuado para comprar su casa.

¿Comprar o alquilar?


Ser propietario de su vivienda es algo sagrado en España. Constantemente nos repiten eso de que alquilar es tirar el dinero, dando a entender que la compra siempre es preferible al alquiler.
Es cierto que comprar una vivienda depara muchas ventajas. La primera, que es una buena inversión a largo plazo. Las mensualidades de la hipoteca le obligan a ahorrar todos los meses y, al cabo de 20 ó 30 años, poseerá un bien que vale mucho dinero. A partir de entonces, no pagará ni cuotas ni alquileres y, si es necesario, podrá utilizar la vivienda para financiar su jubilación u otro gasto importante. Dentro de  varios años las cuotas de la hipoteca representarán menos dinero con relación a la subida general del coste de la vida, mientras que los alquileres se actualizan anualmente con el IPC, y además pueden dispararse cuando tenga que renegociar su contrato o firmar otro.
Tampoco puede desestimar la seguridad que le proporciona tener un techo propio, sin preocuparse de que el casero no le renueve el contrato o le suba mucho el alquiler, y una vez pagada la hipoteca su familia estará protegida si vienen tiempos malos. No padecerá el problema de pagar un alquiler cuando se jubile y sus ingresos sean menores. Y si la casa es suya, podrá hacer las reformas que desee o decorarla como quiera.
Todas estas son buenas razones para comprar, pero en ciertas situaciones puede tener más sentido económico alquilar.
Una vivienda en propiedad ata mucho a sus dueños. No se sentirá con la misma libertad si  tiene que cambiar de residencia por razones familiares o laborales. Si no logra vender la casa con facilidad, se verá obligado a hacerlo por debajo de sus expectativas o tendrá que pagar dos hipotecas o una hipoteca y un alquiler. Muchos pierden buenas oportunidades en su carrera profesional por carecer de movilidad geográfica.
En cuanto a lo de que alquilar es tirar el dinero, recuerde que el alquiler también tiene ventajas. Ser propietario supone, además de las cuotas de la hipoteca, una serie de gastos que ni se recuperan ni aportan ninguna ventaja fiscal. Seguros de hogar, impuestos, mantenimiento y gastos de comunidad representan importantes desembolsos a los que está obligado el dueño. Cuando se vive de alquiler, estos gastos suelen cubrirlos los caseros.

Al precio de venta de la casa hay que añadir una serie de gastos asociados a la compraventa y formalización del préstamo hipotecario, que corren normalmente a cargo del comprador.
  • Tasación
  • Notarías
  • Gestoría
  • Verificación registral
  • Comisiones de apertura o de subrogación
  • Impuestos sobre la constitución de la hipoteca
  • IVA o impuesto de transmisiones
  • Seguros

¿Cuánto tiempo piensa vivir en la vivienda? 

- El factor determinante


Los gastos totales de la operación suponen, de media, alrededor del 10% del importe financiado. Es decir,  para una hipoteca de 200.000 €  tendría que desembolsar unos 20.000 € en gastos no recuperables (además de la entrada y del IVA). ¿Cuántos meses de alquiler representa ese importe?
Tenga en cuenta que estos gastos de hipoteca se pagan en el momento de formalizar el préstamo, independientemente de si se va a quedar en la casa durante un año o treinta. Además, durante los primeros años de la hipoteca estará pagando sobre todo intereses (también son gastos), sin apenas amortizar el capital.
En condiciones normales de mercado, el valor de las viviendas crece despacio. Si piensa quedarse menos de cinco años y luego vender la casa, puede perder dinero.
Compruebe lo que más le interesa con la calculadora.

¿Puede permitírselo ahora?



Aunque parezca obvio, antes de nada debe saber si cuenta con los ahorros suficientes para adquirir una vivienda. Muchos se limitan a calcular la cuota de la hipoteca y se olvidan de que es necesaria una buena cantidad de dinero líquido.
La entrada: Cuente con que la entrada representa en torno al 20% del precio total de la vivienda. Las entidades financieras suelen prestar el 80%  del valor de tasación de la casa (máximo legal). Fíjese que hemos dicho del valor de tasación y no del precio de la vivienda. Es decir, si compra a buen precio puede ser que el 80% del valor de tasación sea más que el 80% del precio. Si compra a un precio mayor que el valor de tasación posiblemente tendrá usted que aportar más del 20% del precio de venta.
Ejemplo ilustrativo:
Una vivienda tiene un precio de venta de 300.000 €, sin embargo está tasada en 270.000 €. Un banco, en caso de conceder un préstamo hipotecario, por regla general sólo dará, como máximo, 216.000 € (el 80% de 270.000). El comprador tendrá que pagar como entrada el resto (84.000 €), además de los gastos de formalización del préstamo (como media el 10% de 216.000 € = 21.600 €). Es decir, para comprar esta casa, habrá que contar con aproximadamente 105.600 € antes de contratar una hipoteca.
Para mucha gente, el pago de la entrada, y no la cuota mensual, es el mayor obstáculo para adquirir una vivienda.

Si no se trata de la primera vez que compra una vivienda habitual, sino que ya tiene otra casa para vender, los ingresos de esta venta probablemente cubran el capital inicial necesario, siempre que logre venderla antes de comprar la nueva.
Hay que tener en cuenta que si vende la casa antigua por más dinero del que pagó (incluyendo gastos correspondientes de compra y de venta), generará una plusvalía por la diferencia. Si no compra otra casa, tendrá que pagar impuestos sobre esta plusvalía en la declaración de la renta de ese año (se considera una ganancia patrimonial). Sin embargo, si reinvierte la cantidad de la plusvalía en la compra una nueva vivienda habitual dentro de un plazo de dos años, puede aplicarse la exención por reinversión y se ahorrará el pago de estos impuestos. Si no logra vender la primera casa hasta después de comprar la nueva, podrá aplicar la exención por reinversión de forma retroactiva.

Fuente: finanzasparatodos.es

Salamanca que enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado. El licenciado Vidriera, de Miguel de Cervantes.


¿Cuál es la diferencia entre suelo urbano, urbanizable y no urbanizable?

¿Cuál es la diferencia entre suelo urbano, urbanizable y no urbanizable? A menudo nos encontramos con que nuestros clientes no...